Cómo proteger nuestra inversión en acciones europeas si Rusia corta el gas​​🧯​​​⛔​

Rusia ha interrumpido el flujo de gas a través del gasoducto Nord Stream durante 10 días por un mantenimiento programado. Esta empresa es la principal infraestructura de importación de gas de Europa. Por esta razón, los gobiernos están nerviosos ante la posibilidad de que el Rusia aproveche la ocasión para cerrar los grifos definitivamente. Por consecuencia, puede ser sólo cuestión de tiempo que haga lo mismo con los demás gasoductos clave. Pero aunque la medida tendría importantes consecuencias para los consumidores, la economía y para la inversión en acciones, hay una forma de proteger nuestras carteras.

¿Qué pasaría si Rusia cerrara los gasoductos?​​🔚​

Cerca del 35% del consumo europeo de gas procede de importaciones rusas, principalmente a través de tres gasoductos:
  • Yamal (a través de Bielorrusia y Polonia)
  • Brotherhood (a través de Ucrania)
  • Nord Stream (bajo el Mar Báltico).

Si Rusia interrumpe permanentemente el flujo del Nord Stream y sigue con medidas similares en los otros dos gasoductos, los precios del gas se dispararán a partir de sus niveles ya elevados, lo que a su vez haría subir las facturas del gas de los hogares y, en última instancia, perjudicaría, el gasto de los consumidores. Alemania e Italia, muy dependientes del gas ruso, se verían especialmente afectadas. Goldman Sachs calcula, por ejemplo, que la factura energética de los hogares italianos subiría un 65% respecto a los niveles actuales, hasta casi 500 euros al mes. Esto representa una subida de casi el 300% con respecto a hace sólo dos años.

Impacto en la factura energética italiana en caso de que los flujos de gas ruso lleguen a cero. Fuente: Goldman Sachs

Goldman Sachs calcula que las industrias alemanas e italianas que hacen un uso intensivo del gas (productos químicos, vidrio, papel, acero, cemento, cerámica, etc.) podrían producir un 65% y un 80% menos por falta de gas asequible. Esto afectaría directamente a la actividad industrial, un factor clave para las dos economías.
Esa combinación letal del gasto de los consumidores y de la producción industrial es un reflejo de lo que ocurriría en toda Europa. Casi con toda seguridad, desencadenaría una recesión en la región. Es probable que eso provoque el desplome de nuestra inversión en acciones.

¿Cómo podemos proteger nuestra inversión en acciones?🛡️​

Podemos ponernos en corto en la inversión en acciones europeas, por supuesto, pero la situación del gas no es el único factor que influye en el éxito de esta operación.
Podemos realizar una operación donde poder beneficiarnos específicamente en el caso de que los flujos de gas ruso se detengan por completo, lo que compensaría las pérdidas en nuestras carteras. Para ello, podemos llevar a cabo una operación en la inversión en acciones del sector energético en largo y corto. Podemos hacer una inversión en acciones que se beneficien de una interrupción total de los flujos de gas ruso e invertir en contra de los que no lo harían, y embolsarnos la diferencia entre ambos.
En el lado largo de la operación, debemos fijarnos en la inversión en acciones de energías renovables. Estas cada vez serán más importantes para reforzar la seguridad energética. Los parques eólicos y solares también van a ser más populares entre los gobiernos. Tienen un efecto deflacionario sobre los precios de la electricidad, ya que sus costes de producción son marginales. Entre los grandes promotores europeos de energías renovables que se beneficiarán de ello figuran RWE, EDP Renováveis y Acciona Energia.

En cuanto a las operaciones a corto plazo, hay dos grupos de inversión en acciones de empresas que corren más riesgo: 
  • La inversión en acciones de empresas de distribución que venden gas a los proveedores a precios fijos: están obligadas por contrato a asegurar cualquier déficit de gas en el mercado al contado a precios mucho más altos, y podrían sufrir importantes pérdidas comerciales como resultado. La empresa más destacada es Uniper, que ya se enfrenta a esta dinámica.

  • La inversión en acciones de proveedores de energía: las empresas que venden electricidad y gas directamente a los consumidores se verán afectadas por una combinación de destrucción de la demanda e impagos de los clientes al subir sus precios. Entre las empresas que tendrán que aplicar las mayores subidas de precios se encuentran EON, Engie y Enel, situadas en Alemania, Francia e Italia, respectivamente.

Podríamos estructurar nuestra estrategia de compra-venta simplemente igualando entre los dos lados y la propia inversión en acciones individuales para poder aprovechar las diferentes direcciones que puede coger la inversión en acciones europeas:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram