Cuatro alternativas a la inversión en acciones con buena rentabilidad😯​👍​

Este año, la inflación ha dejado a la inversión en acciones y bonos en negro. Por lo que los inversores se han concentrado cada vez más en todo tipo de activos, desde la renta variable privada hasta la inversión en acciones del sector inmobiliario. Sin embargo, algunas clases de activos alternativos han conseguido mantener un perfil mucho más bajo. Algunos ofrecen el tipo de beneficios que estamos buscando ahora mismo. Así que vamos a dar un vistazo a estas alternativas a la inversión en acciones y a podemos invertir en ellas. 

Derechos de autor de la música​🎼​

Probablemente ya estéis familiarizados con los derechos de autor de la música. Es la forma en que se paga a las personas de la industria musical, generada en función de los tipos de derechos de autor que intervienen en la creación de una canción. Los más comunes son los derechos de streaming, que se pagan cada vez que se escucha una canción en una plataforma como Spotify o Apple Music.

 

Es un buen momento para invertir en música porque el streaming digital ha despegado en la última década, lo que ha hecho que la música vuelva a ser más lucrativa. Y como el gasto en música no está especialmente correlacionado con los ingresos de los consumidores, los derechos de autor tienden a estar aislados de los riesgos de recesión o inflación.

 

Podemos aprovechar esta alternativa a la inversión en acciones mirando fondos de canciones cotizadas como Hipgnosis Songs Fund (SONG) para aprovechar esos flujos de derechos y los ingresos a largo plazo que proporcionan, o elegir vuestro propio catálogo musical a través de plataformas como ANote Music o Royalty Exchange. Sólo hay que tener en cuenta que el flujo de ingresos será más alto en los primeros años, y luego se estabilizará gradualmente en un nivel estable y más bajo, de forma parecida a las rentas vitalicias.

 

Curso de Inversión en Bolsa
Ingresos hipotéticos por los derechos de una canción. Fuente: MusicRoyaltiesSinc

Créditos de carbono🎟️​

Si creéis que las empresas deben reducir drásticamente su huella ambiental, los créditos de carbono nos permiten poner nuestro dinero en esta alternativa de inversión en acciones. Un crédito de carbono da a una empresa el derecho a emitir una tonelada de dióxido de carbono o su equivalente. Consiguen un número determinado de créditos que van consumiendo con el tiempo, y tienen que comprar más créditos (o enfrentarse a una enorme multa) si emiten más carbono del que permiten sus créditos.

 

En la actualidad, Europa cuenta con el mayor mercado de créditos de carbono, ya que el Sistema de Comercio de Emisiones de la UE determina el precio del carbono en función de la oferta y la demanda de créditos. La legislación reduce automáticamente la oferta de créditos cada año, lo que significa que el precio de los créditos de carbono se comportan como el de las materias primas. Y aunque el mercado del carbono puede verse afectado por factores económicos externos, no guarda mucha correlación con los mercados de inversión en acciones, lo que lo convierte en una buena herramienta para diversificar nuestras carteras.

 

La forma más fácil de aprovechar esta alternativa de inversión en acciones en créditos de carbono es a través de ETFs, como el KraneShares Global Carbon Strategy ETF (KRBN), SparkChange Physical Carbon EUA ETC (CO2), o WisdomTree Carbon (CARP).

Vino🍷​

Dsifrutar de una buena botella de vino Rioja un viernes noche mientras lees la Newsletter de Fi es un gran plan, pero también puede ser una gran inversión…

 

Esta es la siguiente alternativa de inversión en acciones. Si queréis invertir en vino, es porque creéis que vuestra botella de vino valdrá más dentro de cinco años, algo parecido a la inversión en acciones del sector inmobiliario. Pero, al igual que en el caso de los bienes inmuebles, puede resultar muy rentable, sobre todo porque el crecimiento de la demanda y la escasa oferta de vino de calidad han contribuido a subir la rentabilidad en las dos últimas décadas. Basta con observar el índice Liv-ex 1000: el índice, que sigue a los 1.000 vinos más comercializados en todo el mundo, ha visto subir su valor en un 26% sólo en el último año, superando al S&P 500 en casi un 40%.

 

Índice Liv-ex Fine Wine 1000. Fuente: Liv-ex.com

Los precios de los vinos finos han sido históricamente menos volátiles que los de la inversión en acciones, lo que significa que sirven como una buena cobertura en tiempos de inflación. También ayuda el hecho de que el vino esté exento del impuesto sobre los beneficios de capital en algunas regiones. Y no es necesario tener una bodega propia para invertir: plataformas como Vint, Vinovest y Cult Wine Investment ofrecen fondos específicos.

Financiación de litigios👨‍⚖️​

Esta es la  alternativa definitiva de inversión en acciones: siempre podemos optar por financiar juicios como tercero en un proceso conocido como financiación de litigios. Esto significa que estamos mejorando el acceso al sistema legal para aquellos que no tienen recursos financieros suficientes, mientras que potencialmente nos ofrecen un buen retorno.

 

Nosotros aportaríamos el capital al demandante involucrado en el litigio a cambio de una proporción de cualquier acuerdo o pago. El resultado de nuestra alternativa de inversión en acciones es binario, muy parecido a la inversión en opciones. Si el demandante pierde el juicio, nosotros perderemos nuestra inversión. Pero si el demandante gana, nosotros ganamos una proporción de la demanda, que será sustancialmente mayor que el coste del pleito.

 

curso invertir en bolsa
Financiación frente al importe de la demanda en un caso típico. Fuente: Burford Capital

La diversificación es importante en la financiación de litigios, y vale la pena tener una cartera de varios casos en un momento dado. Pero los resultados de los juicios no suelen estar correlacionados con los mercados de inversión en acciones, lo que puede ayudar a reducir la volatilidad general de nuestras carteras. Y como los juicios suelen resolverse en uno o dos años, nuestro capital no está bloqueado tanto tiempo como podría estarlo con el vino, por ejemplo.

 

Podemos invertir en empresas que cotizan en bolsa y están especializadas en la financiación de litigios, como Burford Capital, o podemos crear nuestra propia cartera a través de plataformas de financiación de litigios como Axia Funder o LexShares.
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Categorías