Tres pasos para posicionar perfectamente nuestra inversión en acciones👌✅​

Las operaciones tácticas son aquellas en las que nos beneficiamos de las opiniones a corto y medio plazo. Pueden ser perspectivas macroeconómicas sobre aspectos como la inflación y los tipos de interés, o puntos de vista específicos de la inversión en acciones, como la predicción de una subida de precios relacionada con la temporada de resultados.
Pero aprovechar las oportunidades a corto plazo que vemos en los mercados requiere, obviamente, un enfoque de tamaño ligeramente diferente, y hoy os vamos a enseñar en tres sencillos pasos cómo posicionarse para aprovechar eficientemente oportunidades de inversión en acciones y cuánto asignar a cada una de ellas.

1. Determinar cuánto estamos dispuestos a perder.🥵

Aquí hay tres factores cruciales: nuestro nivel de convicción, el grado de diversificación de nuestra idea en comparación con el resto de nuestra cartera y el volumen de operaciones tácticas que ya estamos realizando. Cuanto más convencido estemos de la operación y mayores sean nuestras ventajas de diversificación, más podemos arriesgar, razonablemente…

Como regla general, os recomendamos arriesgar no menos del 0,5% ni más del 5% de vuestro «presupuesto activo» en una sola operación. Si tenéis una fuerte tesis sobre la inversión en acciones de materias primas, pero consideráis el limitado potencial de diversificación de la operación (ya que la rentabilidad tanto de la inversión en materias primas como de la inversión en acciones mundiales depende de una fuerte recuperación económica), podríamos arriesgar un 3% en el ETF del siguiente ejemplo: 

Vamos a escoger el Invesco DB Commodity Index Tracking Fund (NYSE:DBC) que cotiza actualmente a 25 dólares. Vamos a arriesgar un 3% de un presupuesto de 3.000 dólares, es decir, que estamos arriesgando 60 dólares en un corto plazo. Puede parecer poco, pero recordad que en este punto todavía estamos centrados en cuánto estamos dispuestos a perder, en vez de en encontrar la cantidad final que realmente compraremos del ETF. 

2. Determinar cuándo venderemos si el pronóstico va mal.📉​

El objetivo de este paso es encontrar el precio que nos demuestre que nuestra tesis es errónea. Evidentemente, esto depende en parte de la razón de ser de nuestra operación. Si se trata de una inversión en acciones a corto plazo y confiáis en saber vender en el momento oportuno, una orden de stop loss en los 24 dólares podría funcionar en nuestro ejemplo.

Si, por el contrario, estamos dispuestos a operar en una temporalidad ligeramente más larga, entonces sería mejor utilizar un stop más amplio, en los 23 dólares, por ejemplo. De este modo, nos beneficiamos incluso si se produce un giro inesperado en un futuro cercano.

Cualquiera que sea nuestra elección, es importante seleccionar un stop lo suficientemente amplio como para que se pueda acomodar al «ruido de mercado». Por ejemplo, si hacemos nuestra inversión en acciones del ETF a 25 dólares, está claro que sólo arriesgamos 2 dólares en la operación. Pero la realidad puede ser más complicada, dado que el precio de ejecución podría ser inferior, especialmente en condiciones de mercado extremas. Os recomendamos añadir un pequeño margen de seguridad para tenerlo todo bajo control.

curso invertir en bolsa
Un stop-loss en los 23 dólares significa que arriesgamos 2 dólares por cada acción del ETF que compramos. Fuente: Tradingview

Paso 3: Utilizar estos parámetros para determinar el tamaño de nuestra inversión en acciones.📐​

En el ejemplo de nuestra táctica de inversión en acciones, estamos dispuestos a arriesgar 60 dólares en el corto plazo y nuestro nivel de stop loss inicial es de 2 dólares por cada acción que compramos. Entonces…

 

¿Cuánto peso le damos a nuestra inversión?⚖️​

Vamos a dividir los dos parámetros (60 dólares que arriesgamos / 2 dólares por acción) y el equivalente es 30. A 25 dólares por acción para nuestro ETF de materias primas, esto nos supone una exposición total de 750 dólares, es decir, algo menos de la mitad de nuestro presupuesto total de inversión. 

Curiosamente, si hubiéramos utilizado el nivel de stop loss más estricto de 24 dólares, podríamos haber comprado 60 acciones en vez de 30 (60 / 1). Hay que tenerlo en cuenta,  aunque en ambos casos se arriesgaría la misma cantidad total (60 dólares). Es recomendable hacer una compensación entre el beneficio potencial y la probabilidad de salir con pérdidas. Con un stop loss dos veces más ajustado podríamos ganar el doble, pero el riesgo de perder dinero también es mayor.

¿Qué riesgos tiene esta estrategia de inversión en acciones?💔​

Aunque es importante destacar que ésta es sólo una de las muchas formas de posicionar las operaciones tácticas, creemos que hay tres ventajas principales en el uso de este método:

-Nos obliga a definir por adelantado a qué nivel saldremos de la operación, lo que nos ayuda a limitar nuestras pérdidas potenciales.
-Nos permite concentrarnos en cuánto estamos arriesgando exactamente cada vez que realizamos una inversión en acciones.
-Nos obliga a reflexionar sobre nuestra lógica de inversión. ¿Hasta qué punto confiamos en el punto de entrada? ¿Cuándo nos demostrará el mercado que estamos equivocados? ¿Queremos maximizar nuestra probabilidad de ganar o invertir a por beneficios mayores?

El trading táctico no es para todo el mundo. Es muy posible que sea más fácil invertir pasivamente en índices y en alguna selección de acciones individuales. Pero para aquellos que buscáis monetizar las opiniones sobre la inversión en acciones a corto plazo, hacerlo con un proceso real nos supone un éxito significativo para nuestra cartera pasiva a largo plazo.
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Categorías